Comidas frías para llevar: opciones rápidas y deliciosas

En la actualidad, muchas personas buscan opciones rápidas y deliciosas para llevar cuando están en movimiento. Ya sea que estés de camino al trabajo, haciendo un paseo o asistiendo a una reunión, las comidas frías son una excelente opción. Son fáciles de preparar, no necesitan ser calentadas y se pueden disfrutar en cualquier lugar. En este artículo, te presentaremos algunas ideas y recetas para comidas frías para llevar que seguramente te encantarán.

¿Qué se puede hacer de comer con poco dinero?

Si estás buscando opciones económicas para tus comidas frías para llevar, no te preocupes, hay muchas alternativas. Una opción popular es hacer sándwiches. Puedes utilizar pan de trigo o integral, agregar tus ingredientes favoritos, como jamón, queso, lechuga y tomate, y disfrutar de un delicioso sándwich frío. También puedes hacer wraps con tortillas de trigo o maíz, rellenos de pollo, vegetales y aderezos.

Otra opción económica es preparar ensaladas. Puedes mezclar diferentes tipos de lechuga, agregar tomates cherry, pepinos, zanahorias ralladas y tu aderezo favorito. También puedes agregar proteínas como pollo desmenuzado, atún enlatado o huevos duros. Las ensaladas son frescas, nutritivas y fáciles de llevar en un recipiente hermético.

¿Cuál es el plato frío?

El plato frío es una excelente opción para llevar, ya que no requiere ser calentado y se puede disfrutar en cualquier momento. Hay muchas opciones para elegir, desde ensaladas hasta platos de pasta o arroz fríos. Por ejemplo, puedes preparar una ensalada de pasta con tomates cherry, aceitunas, queso feta y aderezo de limón y hierbas. Otra opción es hacer un arroz frío con verduras salteadas, camarones y salsa de soja.

Si prefieres opciones más ligeras, puedes hacer rollitos de primavera fríos. Solo necesitas envolver una hoja de lechuga con relleno de fideos de arroz, verduras, pollo o camarones y salsa de maní. También puedes hacer un ceviche de pescado o mariscos, marinando los ingredientes en jugo de limón y agregando cebolla roja, cilantro y ají picante.

¿Qué se puede llevar de almuerzo a un paseo?

Si planeas hacer un paseo y necesitas llevar tu almuerzo contigo, hay varias opciones de comidas frías para llevar que son prácticas y deliciosas.

Una opción clásica es llevar un sándwich o wrap, como mencionamos anteriormente. También puedes hacer una tortilla de patatas y llevarla en rodajas o en un sándwich.

Otra opción es hacer empanadas o pastelitos. Puedes preparar una masa simple con harina, agua y sal, y rellenarla con carne picada, pollo, jamón y queso, o verduras. Las empanadas son fáciles de llevar y se pueden disfrutar frías. También puedes hacer pinchos de pollo o carne marinados con tus especias favoritas y asarlos antes de salir.

Comidas frías para reuniones

Si estás planeando una reunión o evento y necesitas opciones de comidas frías para llevar, hay muchas ideas creativas que seguramente impresionarán a tus invitados. Puedes preparar una tabla de quesos y embutidos, con una variedad de quesos, jamones, salchichas y panes. También puedes hacer brochetas caprese, alternando tomates cherry, mozzarella y hojas de albahaca en palillos.

Otra opción es hacer rollitos de sushi fríos. Solo necesitas algas nori, arroz de sushi, pescado fresco o vegetales y salsa de soja para sumergir. También puedes hacer bocaditos de pollo o camarones empanizados, servidos con salsas de acompañamiento. Estas opciones son fáciles de preparar y seguramente serán un éxito en cualquier reunión.

Comidas frías y rápidas

Si estás buscando opciones rápidas de comidas frías para llevar, no hay nada más fácil que hacer una ensalada de frutas. Puedes mezclar diferentes tipos de frutas, como fresas, uvas, piña y melón, y disfrutar de una opción refrescante y nutritiva. También puedes hacer un yogur parfait, alternando capas de yogur, granola y frutas en un frasco.

Otra opción rápida es hacer una ensalada de aguacate y pollo. Solo necesitas mezclar aguacate en cubos, pollo desmenuzado, tomate, cebolla y cilantro, aliñado con jugo de limón y aceite de oliva. Esta opción es saludable y satisfactoria.