Cómo calcular las cantidades de bechamel para hacer croquetas

Las croquetas son un plato delicioso y versátil que se puede disfrutar en cualquier ocasión. Ya sea como aperitivo, entrante o incluso como plato principal, las croquetas son siempre un éxito. Uno de los elementos más importantes para hacer unas croquetas perfectas es la bechamel, una salsa cremosa que le da ese sabor y textura irresistible. En este artículo, te explicaremos cómo calcular las cantidades de bechamel para hacer croquetas de forma óptima.

¿Cuánto tiempo hay que dejar reposar la masa de las croquetas?

Uno de los pasos clave en la preparación de las croquetas es dejar reposar la masa antes de darle forma y freírlas. Esto permite que la masa se compacte y adquiera una consistencia más firme, lo que facilitará su manipulación. El tiempo de reposo ideal puede variar dependiendo de la receta, pero generalmente se recomienda dejar reposar la masa en la nevera durante al menos una hora.

¿Cuánto tiempo hay que dejar enfriar la bechamel?

La bechamel es una salsa que se prepara a base de harina, mantequilla y leche. Una vez que hayas cocinado la bechamel, es importante dejarla enfriar antes de usarla para hacer las croquetas. Esto se debe a que la bechamel caliente puede hacer que la masa se ablande demasiado y sea más difícil de manejar. El tiempo de enfriamiento recomendado suele ser de unos 30 minutos.

Proporciones para hacer bechamel para croquetas

Para calcular las cantidades de bechamel necesarias para hacer croquetas, es importante tener en cuenta la cantidad de masa que deseas preparar. Como regla general, se recomienda utilizar una proporción de 1 parte de harina, 1 parte de mantequilla y 10 partes de leche. Por ejemplo, si deseas hacer 500 gramos de masa, necesitarás 50 gramos de harina, 50 gramos de mantequilla y 500 gramos de leche.

La mejor bechamel para croquetas

Si quieres hacer unas croquetas realmente deliciosas, es importante prestar atención a la calidad de la bechamel. Para obtener una bechamel suave y cremosa, te recomendamos utilizar leche entera y mantequilla de buena calidad. Además, puedes agregar un poco de nuez moscada rallada o queso rallado para darle un toque de sabor extra.

Bechamel para croquetas Arguiñano

El famoso chef Karlos Arguiñano tiene una receta de bechamel para croquetas que es muy popular. En su receta, utiliza una proporción de 1 parte de harina, 1 parte de mantequilla y 8 partes de leche. Además, agrega un poco de nuez moscada rallada y queso rallado para darle más sabor. Si te gustan las croquetas con un toque especial, te recomendamos probar esta receta.

¿Cómo saber si la bechamel está en su punto?

El punto de la bechamel es muy importante para lograr unas croquetas perfectas. La bechamel debe tener una consistencia cremosa y espesa, pero no demasiado líquida ni demasiado espesa. Para saber si la bechamel está en su punto, puedes hacer la prueba del “camino”. Para ello, pasa una cuchara por la superficie de la bechamel y si se forma un camino que se mantiene durante unos segundos, significa que la bechamel está en su punto.

¿Cuánta bechamel necesito por cada croqueta?

La cantidad de bechamel necesaria por cada croqueta puede variar dependiendo del tamaño y la forma que le des a las croquetas. Como regla general, se recomienda utilizar aproximadamente una cucharada de bechamel por cada croqueta. Sin embargo, esto puede variar según tus preferencias personales. Si prefieres croquetas más cremosas, puedes usar un poco más de bechamel por cada croqueta.

¿Se puede congelar la bechamel sobrante?

Sí, la bechamel sobrante se puede congelar y utilizar en futuras preparaciones de croquetas u otros platos. Para congelar la bechamel, déjala enfriar por completo y luego colócala en un recipiente hermético o en bolsas de congelación. Asegúrate de etiquetar el recipiente o la bolsa con la fecha de congelación para recordar cuánto tiempo ha estado congelada. La bechamel se puede conservar en el congelador durante aproximadamente 3 meses.