Cómo cocer los garbanzos de forma correcta

Introducción

Cocer los garbanzos de forma correcta es fundamental para obtener unos granos suaves y tiernos, perfectos para preparar deliciosos platos como el hummus, la ensalada de garbanzos o el cocido. Aunque parezca una tarea sencilla, cocer los garbanzos requiere de ciertos conocimientos y técnicas para lograr los mejores resultados. En este artículo, te enseñaremos cómo cocer los garbanzos de forma correcta, desde el remojo hasta el tiempo de cocción y algunos trucos para ablandarlos. ¡Comencemos!

¿Cuándo se le pone la sal a los garbanzos?

Una de las dudas más comunes a la hora de cocer los garbanzos es cuándo se debe añadir la sal. Algunas personas creen que si se añade al principio, los garbanzos tardarán más en ablandarse, mientras que otras consideran que si se añade al final, no se impregna bien el sabor. La realidad es que no hay una respuesta definitiva, ya que dependerá del tiempo de cocción y de tus preferencias personales.

Si quieres acelerar el tiempo de cocción de los garbanzos, es recomendable añadir la sal al principio. La sal ayuda a romper la cáscara y ablandar los granos más rápidamente. Sin embargo, si prefieres un sabor más intenso y controlar la cantidad de sal, puedes añadirla al final. Solo asegúrate de darle suficiente tiempo a los garbanzos para que se cocinen correctamente antes de añadir la sal.

¿Cuánto tiempo se deben dejar en remojo los garbanzos?

El remojo de los garbanzos es un paso crucial para ablandarlos y acelerar su tiempo de cocción. Antes de cocer los garbanzos, es recomendable dejarlos en remojo durante al menos 8 horas o toda la noche. Esto permite que los garbanzos absorban agua, se hidraten y ablanden antes de cocinarlos.

Si no tienes tiempo para dejar los garbanzos en remojo durante tanto tiempo, puedes utilizar el método de remojo rápido. Para ello, hierve agua en una olla, agrega los garbanzos y déjalos hervir durante 2 minutos. Luego, retira la olla del fuego, tapa y deja reposar durante 1 hora. Después de este tiempo, los garbanzos estarán listos para cocinar.

¿Qué hay que hacer para que los garbanzos se ablanden?

A veces, los garbanzos pueden resultar difíciles de ablandar, especialmente si son viejos o están mal almacenados. Sin embargo, existen algunos trucos que puedes utilizar para conseguir que los garbanzos se ablanden correctamente:

1. Utiliza bicarbonato de sodio: Agregar una pizca de bicarbonato de sodio al agua de remojo o de cocción puede ayudar a ablandar los garbanzos más rápidamente. Sin embargo, debes tener cuidado de no excederte en la cantidad, ya que puede alterar el sabor de los garbanzos.

2. Cocina a fuego lento: Cocinar los garbanzos a fuego lento y constante puede ayudar a que se ablanden de manera uniforme. Evita cocinarlos a fuego alto, ya que esto puede hacer que los garbanzos se cocinen por fuera pero queden duros por dentro.

3. Utiliza una olla a presión: Si tienes prisa o los garbanzos se resisten a ablandarse, puedes utilizar una olla a presión para cocinarlos. La presión ayuda a ablandar los garbanzos en menos tiempo y a que queden bien cocidos.

¿Cómo saber cuando están cocidos los garbanzos?

Para saber si los garbanzos están cocidos, debes probar su textura. Los garbanzos bien cocidos deben estar tiernos y suaves al morder, pero no deshechos ni demasiado blandos. Puedes probarlos aplastándolos con un tenedor o mordiéndolos suavemente.

Si los garbanzos aún están duros, es necesario seguir cocinándolos.

Si están en el punto deseado, retíralos del fuego y déjalos reposar en el agua de cocción durante unos minutos para que terminen de ablandarse.

Recuerda que el tiempo de cocción puede variar dependiendo del tamaño y la frescura de los garbanzos, así que es importante estar atento y probarlos regularmente.

Cómo cocer garbanzos rápido

Si necesitas cocer garbanzos rápidamente, puedes utilizar una olla a presión. Sigue estos pasos para cocinar garbanzos en poco tiempo:

1. Lava los garbanzos y colócalos en la olla a presión.

2. Cubre los garbanzos con agua, dejando al menos 2 dedos de agua por encima de los garbanzos.

3. Agrega sal al gusto y otras especias si lo deseas.

4. Cierra bien la olla a presión y colócala en el fuego.

5. Cuando la olla comience a soltar vapor, reduce el fuego a medio-bajo y cocina los garbanzos durante aproximadamente 20-30 minutos.

6. Pasado el tiempo de cocción, retira la olla del fuego y deja que la presión se libere de forma natural antes de abrir la olla.

7. Escurre los garbanzos y están listos para ser utilizados en tus recetas favoritas.

Este método de cocción rápida es ideal para cuando tienes poco tiempo y necesitas garbanzos cocidos en un abrir y cerrar de ojos.

Preguntas frecuentes:

¿Puedo cocer los garbanzos sin remojarlos?

Sí, es posible cocer los garbanzos sin remojarlos previamente, pero el tiempo de cocción será más largo. Los garbanzos sin remojar pueden tardar hasta el doble de tiempo en cocinarse. Si optas por esta opción, asegúrate de agregar suficiente agua y cocinarlos a fuego lento hasta que estén tiernos.

¿Puedo congelar los garbanzos cocidos?

Sí, puedes congelar los garbanzos cocidos. Una vez cocidos, deja que los garbanzos se enfríen por completo, luego escúrrelos y colócalos en bolsas o recipientes herméticos aptos para congelador. Los garbanzos cocidos se pueden almacenar en el congelador por hasta 3 meses.

¿Se pueden cocer garbanzos en olla de cocción lenta?

Sí, los garbanzos se pueden cocer en una olla de cocción lenta. Solo asegúrate de agregar suficiente agua para cubrir los garbanzos y cocinarlos a baja temperatura durante 6-8 horas o hasta que estén tiernos.

¿Cuánto tiempo duran los garbanzos cocidos en el refrigerador?

Los garbanzos cocidos se pueden guardar en el refrigerador en un recipiente hermético por hasta 3-4 días. Asegúrate de mantenerlos refrigerados para evitar la proliferación de bacterias.

¿Es necesario retirar la piel de los garbanzos antes de cocinarlos?

No es necesario retirar la piel de los garbanzos antes de cocinarlos. La piel de los garbanzos es comestible y no afecta la textura ni el sabor final del plato. Sin embargo, si deseas una textura más suave, puedes frotar los garbanzos entre tus manos después de cocinarlos para quitarles la piel.