El mito de que tomar agua con la comida engorda

El mito de que tomar agua con la comida engorda es una creencia popular que ha sido difundida durante mucho tiempo. Muchas personas evitan beber agua durante las comidas por temor a que esto les haga ganar peso. Sin embargo, ¿qué tan cierto es este mito? En este artículo, exploraremos todos los aspectos relevantes de este tema y desmitificaremos esta creencia.

¿Qué pasa si tomo agua junto con la comida?

Una de las razones por las que algunas personas creen que tomar agua durante las comidas engorda es porque piensan que diluye los jugos gástricos y dificulta la digestión. Sin embargo, esto no es del todo cierto. El agua no afecta negativamente la capacidad del cuerpo para digerir los alimentos. De hecho, beber agua durante las comidas puede tener beneficios para la digestión, ya que ayuda a suavizar los alimentos y facilita su paso por el sistema digestivo.

Además, beber agua durante las comidas puede ayudar a controlar el apetito. El agua tiene un efecto saciante, lo que significa que puede ayudarte a sentirte más lleno y satisfecho con menos comida. Esto puede ser especialmente útil si estás tratando de perder peso o controlar tus porciones.

¿Qué pasa si me peso después de tomar agua?

Otra razón por la que algunas personas creen que el agua con las comidas engorda es porque piensan que el peso del agua se suma al peso corporal. Sin embargo, esto no es del todo cierto. El agua que bebes durante las comidas no se almacena en forma de grasa en tu cuerpo, por lo que no contribuye directamente al aumento de peso.

El peso que puedes ganar después de beber agua se debe principalmente al agua que se encuentra en tu sistema digestivo. Este peso es temporal y se eliminará a través de la orina en poco tiempo. Por lo tanto, si te pesas inmediatamente después de beber agua, es posible que veas un aumento en el peso, pero esto no significa que hayas ganado grasa corporal.

¿Cómo se toma el agua para no engordar?

Aunque beber agua durante las comidas no engorda, es importante tener en cuenta algunos consejos para tomar agua de manera adecuada y evitar la sensación de hinchazón o malestar estomacal. Aquí hay algunas pautas que puedes seguir:

1. Bebe agua antes y después de las comidas:

En lugar de beber agua durante las comidas, puedes optar por tomar agua antes y después de comer. Esto te ayudará a mantener tu cuerpo hidratado sin afectar la digestión de los alimentos.

2. Controla las porciones:

Si estás tratando de perder peso, es importante controlar las porciones de comida que consumes. Beber agua antes de las comidas puede ayudarte a sentirte más lleno y reducir la cantidad de alimentos que ingieres.

3. Evita las bebidas azucaradas:

En lugar de beber refrescos o jugos azucarados durante las comidas, opta por agua. Las bebidas azucaradas contienen muchas calorías y pueden contribuir al aumento de peso.

¿Qué engorda más, el agua o la comida?

Comparar el agua y la comida en términos de su capacidad para hacerte engordar no tiene sentido. El agua no contiene calorías, por lo que no puede hacerte engordar por sí misma. Por otro lado, los alimentos contienen calorías y nutrientes que pueden contribuir al aumento de peso si se consumen en exceso.

La clave para mantener un peso saludable es llevar una dieta equilibrada y controlar las porciones de comida que consumes. El agua puede ser una excelente opción para mantener tu cuerpo hidratado y controlar el apetito, pero no es la causa del aumento de peso.

Tomar agua durante la comida engorda